‘EL CASERÍO’, LA ZARZUELA CON MÁS TIRÓN

Sasibill representa hoy y mañana la obra de Guridi, «la favorita del público guipuzcoano». La compañía donostiarra monta el fin de semana, también en el Victoria Eugenia, ‘Los gavilanes’, de Jacinto Guerrero, otro de los clásicos del género.

caserio1

Arkaitz Mendoza dirige desde el foso el ensayo general celebrado ayer en el Victoria Eugenia. / FOTOS: LOBO ALTUNA

Mitxel EzquiagaDIARIO VASCO MITXEL EZQUIAGA 

¿Por qué la zarzuela ‘El caserío’ agota la taquilla cada vez que se representa en un teatro guipuzcoano? «La obra de Guridi es fantástica desde el punto de vista musical y su libreto despierta la complicidad del espectador vasco», responde Josean García, responsable de la compañía donostiarra Sasibill, que hoy y mañana pone en escena el clásico en un Victoria Eugenia con las entradas ya agotadas. Hace diez años que ‘El caserío’ no se representa en San Sebastián.

«Tenemos un montaje estupendo y un elenco de primer nivel, así que ‘El caserío’ volverá a ser una fiesta», añade el director de la Agrupación Lírica Sasibill, compañía que el próximo año cumple dos décadas volcada en el mantenimiento de la zarzuela, «un género que sigue plenamente vigente e incorpora nuevas generaciones de públicos que disfrutan como sus mayores», afirma.

La magia del ensayo

Estrenada en 1926 con partitura del compositor vitoriano Jesús Guridi y libreto de Federico Romero y Guillermo Fernández-Shaw, ‘El caserío’ está ambientada en el caserío Sasibill (de donde toma el nombre la propia compañía donostiarra) en el imaginario pueblo vizcaíno de Arrigorri. Todo el costumbrismo vasco atraviesa su argumento: pelotaris, bertsolaris, tabernas y romerías, sustentadas en zortzikos, danzas y ritmos herederos también de la tradición musical vasca.

Hay voces que critican ese «vasquismo de cartón piedra», pero hasta un crítico de The New Yorker elogió con entusiasmo los dúos escritos por Guridi incluidos en un disco publicado en los años 70 con las voces de Montserrat Caballé y Bernabé Martí.

La magia cercana de ‘El caserío’ se derramaba ya por el Victoria Eugenia en el ensayo general celebrado ayer por las gentes de Sasibill. Tras días de ensayos en otros escenarios los artistas de la compañía ‘tomaron’ ayer el teatro con un ensayo celebrado con el vestuario y decorado que lucirán esta tarde en su estreno. Y quedaron satisfechos por el resultado.

caserio2-kak-u60892781641vac-624x385diario20vasco

Los componentes del coro de Sasibill, en acción.

También para jóvenes

La soprano donostiarra Miren Urbieta-Vega (que viene de triunfar en Barcelona con ‘La favorita’, según subraya el responsable de Sasibill) es una de las cabezas de cartel de la función, y también ayer se mostraba feliz de participar en este título emblemático. «Solo el hecho de entrar en el teatro y ver ese decorado en el escenario emociona», dice. «No sé por qué hay gente que piensa que la zarzuela es un género para mayores: los jóvenes que prueban repiten. Puede que los argumentos se hayan quedado anticuados en algunos casos, pero lo mismo ocurre en la ópera o en viejas películas y nadie insiste en que están anticuadas», argumenta la solista.

El barítono Gerardo Bullón y el tenor Igor Peral encabezan un reparto «guipuzcoano al 90%». Klara Mendizabal, Ana Miranda, Iker Casares y Ekaitz González de Urretxu, entre otros, saldrán a escena con la orquesta y el coro de Sasibill, dirigidos por Arkaitz Mendoza, y con la participación de los dantzaris de Dantza Taldea Eskola en una ezpata-dantza que compone una de las imágenes de la obra más recordadas por muchos.

De Gregory Porter a Guridi

Josean García subraya que muchos aficionados veteranos de Donostia recuerdan la versión de ‘El caserío’ que protagonizó el tenor Carlos Munguía, «tan querido aquí, con tan buena voz y tan buen actor». El propio García dirigió su primer ‘caserío’ en 1994, con Ainhoa Garmendia y Jon Plazaola. En el montaje que se estrena hoy «el primer acto, que transcurre en el caserío, es clásico, pero el segundo, en la romería, y el tercero, en el granero, juegan con otros elementos como unas originales proyecciones que gustarán al espectador».

caserio3-kak-u60892781641qtg-624x385diario20vasco

Los componentes del coro de Sasibill, en acción.

Ahí volverá a discurrir la historia del caserío del tío Santi, sus dos sobrinos, Ana Mari y José Miguel, la boda que se resiste… Todo un clásico que hará feliz a Arkaitz Mendoza. El joven director musical de Sasibill, que el pasado julio dirigió en el Kursaal a la orquesta que acompañó a Gregory Porter, cambia completamente de registro. «Llevaba tiempo buscando la oportunidad de dirigir este título y lo he disfrutado muchísimo, con un reparto de categoría», dice Mendoza. «El resultado será bueno, y esperamos que se repita el fin de semana con ‘Los gavilanes’», agrega el director, que confiesa que no está siendo fácil ensayar casi a la vez dos títulos de tanta entidad del antes llamado ‘género chico’. «’Chico’ porque las obras son más cortas que en la ópera, no por pequeño», matizan los protagonistas.

El turno de ‘Los gavilanes’

Porque esta minitemporada lírica viene con doblete. El sábado y el domingo el Victoria Eugenia acogerá otro clásico, ‘Los gavilanes’, de Jacinto Guerrero, también dirigida en escena por Josean García y también con prácticamente todo el aforo vendido. «Es una obra increíble pero muy difícil de hacer e igual de difícil de dirigir», subraya Arkaitz Mendoza.

«Contamos con un reparto de lujo, con Amparo Navarro, Elisa di Prieto, Alberto Arrabal, Javier Agulló y una amplia compañía de actores de la cantera de Sasibill con su orquesta y coro», cuenta un Josean García que se muestra orgulloso de los veinte años que cumple su compañía en la continuada labor de promover zarzuelas en San Sebastián.

El pasado febrero Sasibill tuvo un papel destacado en la celebración del centenario del nacimiento de Pepita Embil, madre de Plácido Domingo. La agrupación lírica donostiarra representó ‘Sor Navarra’, obra íntimamente asociada a la biografía y carrera de la cantante de Getaria. En diciembre, con el homenaje a Sorozabal con ‘Katiuska’, Sasibill continúa el reconocimiento a los clásicos. Como hoy con ‘El caserío’.

Anuncios