Arteta pone la voz crítica ante la capitalidad

Carga contra San Sebastián 2016 por olvidar a la música clásica y obviar sus cuatro proyectos

Acostumbrada a alzar la voz desde el escenario, Ainhoa Arteta elevó ayer el tono fuera de las tablas para cargar con contundencia contra la Capitalidad Cultural Europea 2016. La soprano donostiarra censuró que el proyecto se haya olvidado de la música clásica para decantarse por un programa «muy callejero» que ha dejado fuera a algunos nombres relevantes de la cultura vasca.
La escenografía tuvo lugar en el caserío Zabalaga, la casa de Eduardo Chillida, uno de los artistas a los que -en su opinión- la dirección de San Sebastián 2016 ha ninguneado. En esta lista de «olvidados», y que afecta a «mucha gente», citó a la bailarina Lucia Lacarra, el musicólogo Aita Donostia, el maestro Jesús Guridi o el compositor Tomas Aragués, que incluso compuso la opera Ignatius para ser estrenada en la Capitalidad.
La soprano guipuzcoana se incluye en esta nómina de abandonados. Es más, desveló que propuso hasta cuatro proyectos a los responsables de la Capitalidad Cultural Europea, de los que dos fueron rechazados y a los otros «ni contestaron». Uno de ellos es, con cambios, el espectáculo que va a acoger el Chillida Leku el 23 de julio y con el que Arteta va a celebrar sus 25 años de carrera junto a la Lacarra.
Por ello, la soprano se apresuró a dejar claro que este diálogo entre la voz y la danza «no tiene nada que ver» con San Sebastián 2016. Arteta mostró su «respeto» por la Capitalidad -«la cultura es muy amplia y cada uno elige cómo expresar», argumentó-, pero dejó constancia de que no «comparte» sus «criterios de programación» tras optar por «unos proyectos en los que no han contado prácticamente con el clásico».
La idea inicial para conmemorar sus Bodas de Plata en los escenarios era celebrar un espectáculo en el Kursaal en compañía de artistas internacionales y ahora ha derivado en un montaje que aunará la lírica con el ballet clásico con las esculturas de Chillida como escenario. De este modo, el museo al aire libre que culminó el sueño del escultor, y cuya reapertura se ha negociado entre las instituciones y la familia del artista para celebrar San Sebastián 2016 -«sería muy triste una Capitalidad Cultural con Chillida Leku cerrado», llegó a decir su director, Pablo Berástegui-, reabrirá por segunda vez de forma extraordinaria sus puertas tras acoger este fin de semana la danza con la compañía Kukai. «Al final tengo la suerte de conmemorarlo en Chillida Leku», expuso la artista guipuzcoana.
Para este espectáculo, remarcó la soprano, no se ha contado «con ninguna ayuda de ningún género» a excepción de los estudios Universal, que grabarán el evento, y la «ayuda desinteresada» de la familia del escultor. Arteta pondrá voz a una de las obras más representativas de Guridi, Diez melodías vascas, de las que cantará ocho, en diálogo con la coreografía de la bailarina de Zumaia y su esposo y pareja de baile, Marlon Dino, dentro de un espectáculo para un aforo limitado a 100 personas creado por el bilbaíno Jon Ugarriza.

Anuncios